viernes, 9 de febrero de 2018

Visita a Faia Brava (Reserva privada de naturaleza)


Hoy hemos visitado la reserva privada de naturaleza Faia Brava, propiedad de la ATN, donde acabo de empezar a trabajar. Es elbuque insignia de esta ONG, dedicada a la compra de terrenos para conservar los ecosistemas y gestionarlos de manera sostenible y responsable. 


Se trata de una finca en el valle del Côa, con mas de 2000 hectáreas en los Arribes de esta zona. Hay monte mediterráneo y multitud de bolos graníticos entre los que viven un centenar de caballos salvajes y algunas vacas. Además cuenta con una buena colonia de buitres leonados (Gyps fulvus) y alimoches (Neophron percnopterus) que pronto censaremos. 

Gran alcornoque o "sobreiro" en portugués. 
Fui con Pedro y Rafaela, compañeros de la ATN y disfruté del paseo, a pesar de que todo está muy seco. De momento casi todo el trabajo es de oficina y se agradece salir al campo. Vimos algunos buitres leonados pero aún no ha comenzado la época de anidamiento, pero los caballos no aparecieron para que los viéramos. 

Espero que pronto la cosa se anime y empiece el trabajo de campo!

miércoles, 7 de febrero de 2018

Pajareo por ZEPA Azud del Guadiana. Aves de Badajoz.

Este finde ha sido muy intenso. Ha venido mi amigo Javier desde Córdoba para la inauguración de mi exposición en la sala de exposiciones de Ecosistema W, en el centro de Badajoz, y hemos pajareado un montón. 

Esta mañana hemos ido a la ZEPA Azud del Guadiana a ver si había algo interesante y ¡vaya si lo ha habido! 36 especies en total, en algo más de dos horas de paseo y prácticamente sin esfuerzo, sólo mirando. 

Calamón (Porphyrio porphyrio)
Nada más bajar al Guadiana, a la altura del puente nuevo, vimos a una nutria  (Lutra lutra) nadando muy contenta. Antes de levantar la cámara ya se había sumergido, pero estaba tan cerca que no nos hicieron falta ni los prismáticos. Poco después de acercarnos a las islitas, en el canal de la margen izquierda, saltó desde nuestros pies un precioso y azul calamón (Porphyrio porphyrio) que se posó en lo alto de los carrizos. 

Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)

Más allá, entre los carrizos también, vimos salir una guapa garcilla cangrejera (Ardeola ralloides) que nos sobrevoló protestando por nuestra presencia tan cerca del agua. Un mosquitero común (Phylloscopus collybita) revoloteaba entre las hierbas del borde del camino acompañándonos en el paseo por el parque de la margen izquierda. Un bisbita pratense (Anthus pratensis) correteaba por el césped buscando bichitos para comer. 

De repente, un movimiento entre los carrizos secos de la islita nos hizo darnos cuenta de que estábamos siendo vigilados por  un avetorillo (Ixobrychus minutus), probablemente hembra. Poco después una pareja que paseaba nos llamó para enseñarnos los encames de la nutria, que duerme en la orilla, y decían que acababan de verla. 

Avetorillo (Ixobrychus minutus)
Las lagunas calmadas que quedaban en el canal del Guadiana estaban a rebosar de ánades reales (Anas platyrhynchos), pollas de agua (Gallinula chloropus) e incluso una pareja de zampullines chicos (Tachybaptus ruficollis). También  había algunos ánsares domésticos (Anser anser domesticus), cormoranes (Phalacrocorax carbo), garzas reales (Ardea cinerea) y una espátula (Platalea leucordia) que descansaba con la cabeza entre las plumas del dorso. 

Después del paseo por la margen izquierda, nos fuimos en coche al azud por el lado derecho.  Allí encontramos también algunas sorpresas. En el mismo azud, un andarríos chico (Actitis hypoleucos) se afanaba en rebuscar  algo de comer, junto a cormoranes y gaviotas. Una lavandera cascadeña (Motacilla cinerea) revoloteaba junto a los mosquiteros a ras del agua y algunas lavanderas blancas (Motacilla alba), ánades reales y cigüeñuelas (Hymantopus hymantopus) se podían observar desde lo alto del azud.

Andarríos chico (Actitis hypoleucos)
Pero lo mejor estaba por llegar. Empezamos a caminar observando las limícolas en el agua somera junto a un rebaño de ovejas con su pastor y sus perros. De repente, Javier se paró y miró a través de los prismáticos. Teníamos dos agachadizas (Gallinago gallinago) en frente, y junto a ellas y las cigüeñuelas ¡un combatiente (Philomachus pugna)! 

De izquierda a derecha: cigüeñuela, agachadiza y combatiente
El combatiente, que a estas alturas aún tiene el plumaje de invierno, es una limícola de la familia Scolopacidae que pasa el invierno en África aunque en el sur de Europa hay algunos individuos (cerca de 2000 individuos) que se quedan el resto del año (sobre todo Doñana y alrededores, y también en el Delta del Ebro). Aquí se le suele ver cuando está en paso migratorio, es decir, que está de camino a sus áreas de cría en el norte de Europa (península escandinava y Rusia). Este combatiente en Badajoz es un poco tempranero porque se supone que el paso prenupcial es entre marzo y abril. Aquí pasa un tiempo recargando fuerzas para luego seguir su camino hacia el norte.

Combatiente y cigüeñuela en zonas someras del río Guadiana
Después de esta agradable sorpresa, terminamos el paseo con algunos moritos (Plegadis falcinellus), un chorlitejo grande (Charadius hiaticula) con plumaje de invierno, espátulas, fochas y ánades, además de un zorzal (Turdus philomelus), estrildas comunes (Estrilda astrild), petirrojos (Erithacus rubecula) y un bando mixto de aviones  (Delichon urbicum) y golondrinas (Hirundo rustica) recién llegados de África. 

sábado, 3 de febrero de 2018

Pajareo de invierno por la Albuera - Aves de Badajoz

Como el finde daba bueno, estuvimos también de paseo por las estepas que hay entre La Albuera y Valverde de Leganés en busca del bando de avutardas que suele haber por allí, y encontramos algunas so5presas. 

Tarabilla (Saxicola torquata)
Antes de salir nosacercamos hasta la urbanización de Campofrío y vimos algunos gorriones morunos (Passer hispaniolensis) y algunas tarabillas (Saxicola torquata) que saltaban entre los alambres de las vallas juguetonas. 

Luego nos dirigimos a mi área habitual de campeo en busca de las avutardas. Y en cuanto encontramos una finca sin viñas ni olivos, allí estaban, punteando la tierra parda y seca. 

Avutardas (Otis tarda

Javier y yo estimamos que habría entre 150 y 200 avutardas en total. El aire rielaba a pesar de que la temperatura era la apropiada para estas fechas. Paramos para observarlas con detenimiento desde el telescopio pero no se veía a ninguna haciendo la rueda (la parada nupcial)



Algunas cogutas (Galerida cristata) revoloteaban  por el borde del camino, pero no había tantas como estoy acostumbrada a ver. Las lavanderas (Motacilla alba) blancas también nos acompañaban en el paseo y escuchábamos alondras (Alauda arvensis) y avefrías (Vanellus vanellus). 

Pareja de cernícalos vulgares (Falco tinnunculus) posados en un poste eléctrico. 

Cuando llegamos cerca de una charca de riego, vimos un bonito espectáculo. Una pareja de cernícalos vulgares (Falco tinnunculus) se apareaba delante de nuestras narices y jugaba en pleno cortejo. Disfrutamos de sus vuelos acrobáticos y de las peleas entre machos durante un rato y luego nos asomamos a la charca, donde pudimos ver un buen bando de ánades reales (Anas platyrhyncos) y algunos zampullines chicos o comunes (Tachybaptus ruficollis). 


Pareja de elanios azules (Elanus caeruleus)
Pero a la vuelta aún nos esperaban más sorpresas. Cerca de las cajas nido de las carracas (que aún no han llegado de África) nos paramos sorprendidos a ver una pareja de elanios azules (Elanus caeruleus) dando volteretas en el aire. Se respira primavera por todos lados!! Fue la primera vez que los veo tan cerca, una de mis aves preferidas. 

Además, una pareja de aguiluchos pálidos (Circus cyaneus) se burlaba de nosotros apareciendo y desapareciendo entre os campos ondulados. Nos dimos cuenta de que las avutardas aún seguían más o menos en el mismo campo y se les sumaban algunas cercanas. En total, 32 especies en una mañana muy interesante y con buena compañía. 

Una bandada se une al gran grupo de avutardas que pasta en la estepa. 

Exposición de acuarelas - Sala Ecosistema W, Badajoz

Este sábado he inaugurado mi primera exposición en la sala Ecosistema W en el centro de Badajoz. ¡Estáis invitados!


Estará todo el mes de febrero de 2018 y podéis verla en horario de oficina en la calle Soledad de manera gratuita. 


A la inauguración han asistido algunos amigos pajareros y gente interesada en el arte de naturaleza. 


Gracias a Cristina y a la organización por darme esta oportunidad y apostar por artistas locales extremeños.


Las láminas están a la venta y pueden pedirse por dónde queráis, face, twiter, instagram, carta, señales de humo... 


miércoles, 24 de enero de 2018

LIFE Rupis: nuevo destino en Arribes del Duero, Portugal

Después de un año de baja, he ido poco a poco recuperando mi forma física y mis habilidades campestres. Tras una experiencia fallida como supuesta monitora de educación ambiental en el albergue de Valle del Sol, en Sierra de la Demanda con la empresa Sprintem, del que tuve que dimitir por explotación laboral, vuelvo a tener una nueva oportunidad. 


He sido seleccionada para coordinar el proyecto LIFE Rupis en el Parque Natural do Douro Internacional, el Arribes del Duero de Portugal. ¡Y me hace mucha ilusión! Vuelvo a trabajar con SPEA, como en Madeira, pero esta vez en un proyecto muy diferente. Mis tareas se centrarán en la conservación de la naturaleza y de las especies de este ecosistema tan peculiar, lleno de escarpados roquedos, hermosos bosques mediterráneos y preciosos paisajes. 


Trabajaré con alimoche, águila perdicera, buitre negro y milano real, cuatro especies amenazadas en Europa que tienen en la Península Ibérica una de sus mejores poblaciones, y que por esta razón hay que proteger y fomentar a toda costa. 

¡Estoy deseando comenzar!

miércoles, 31 de mayo de 2017

Jornadas de voluntariado para la conservación del Aguilucho Cenizo en Badajoz

El domingo acompañé a Ángel y a algunos compañeros del Grupo Local SEO-Badajoz que quisieron venir para ayudarle con las labores de la campaña de Aguiluchos en la zona de La Albuera y Valverde de Leganés. Esta es una zona en la que tradicionalmente se ha cultivado mucho cereal de secano, pero en los últimos años estamos asistiendo a una reconversión muy rápida de estos terrenos en viñedos con espalderas. 

Los Aguiluchos son unas pequeñas rapaces que anidan en el suelo. Los aguiluchos laguneros prefieren ambientes riparios (es decir, de río), de aguas lentas o embalsadas con vegetación, mientras que los aguiluchos cenizos suelen habitar en cultivos de cereales como trigo, cebada... y hacen sus nidos ocultos por el cultivo crecido. Por lo tanto, estas últimas son aves muy ligadas al medio rural, y por lo tanto sensibles​ a los cambios que se produzcan en él. 



Sin embargo, actualmente se encuentran amenazados por las nuevas prácticas de cultivo. Las variedades son de crecimiento más rápido, por lo que se recoge antes de que los pollos de aguilucho se hayan independizado, y esta recogida se realiza con cosechadoras que van picando la paja y separando el grano... y si encuentra un nido con pollos también los convierte en picadillo. 


Por todo esto, desde hace unos años se vienen realizando campañas llevadas a cabo por voluntarios y ONGs ambientales, para localizar las parcelas con nidos de aguilucho, avisar a los dueños de las fincas de que retrasen la recogida hasta el 1 de junio e implementar otras medidas paliativas o correctoras si no fuera posible. 




En el caso de hoy, nos hemos encontrado con que el nido, señalizado con una baliza y una bandera, se ha dejado un rodal de cultivo sin recoger alrededor. Sin embargo, el ancho ha sido insuficiente, pues al llegar, hemos encontrado el nido vacío, y a los cuatro pequeños pollitos recién​ depredados a escasos metros de éste. De uno de ellos, sólo quedaba una patita.
Después de revisar bien los alrededores para asegurarnos de que no quedara ninguno vivo o malherido, hemos ido a otro punto caliente. Nos situamos en la linde entre un lienzo de trigo y un viñedo de espalderas, un cultivo que perjudica bastante ya que los finos alambres no se ven y muchas aves colisionan y se rompen las alas, el cuello o terminan con daños internos. 



Terminamos la jornada con varias parejas identificadas, pero no conseguimos encontrar nidos nuevos. Sensación agridulce.